Posteado por: jarmandolopez | junio 15, 2012

SOBRE EL AMOR Y COMO NO PUEDE SER AMADO AQUELLO QUE NO SE CONOCE

Existen cosas que sin ellas no podríamos existir. Dios y el amor serian una de ella. Al primero no le podemos ver cara a cara, pero si ahora no le amamos, nunca le veremos. El mismo acto de Dios sucede con el amor. ¿Quién ama lo que ignora?, ¿es posible amar lo que se desconoce? El amor, ¿con que se busca, con los ojos del cuerpo o con los ojos del alma?
Cuando verdaderamente se ha logrado ver lo que se desea amar, es cuando se hace justo llamar amor a lo que se ha ganado tal calificativo. Sólo el amor verdadero merece la pena llamarse amor. Lo demás será una mera pasión. Para llegar hasta aquí es menester saber que el amor se alcanza por la pureza de la mirada. Una mirada que esgrime la realidad y confronta, una mirada que ve más allá de lo superfluo y alcanza a conocer lo escondido. Lo recónditamente genuino del alma. Es por el ejercicio de la mirada, conectada al amor, que se llega a esa pureza y el ser humano se hincha de amor.
Todos tenemos amor. También, a veces, todos tenemos desordenados los amores, por eso hay que saber qué es lo que se ama. Al amor hay que amarlo y amándolo ya estamos amando algo. Y, ¿qué ama el amor para que sea amado el amor? El amor que no ama no es amor. El amor que se ama a sí mismo no es amor, mas el amor que ama a otro en el Otro sí que lo es. Por tanto, el amor no es un ente etéreo y abstracto, sino que es extremadamente concreto. El amor necesita de una identidad, de un rostro y lo más importante de una mirada que interpele, juzgue y proyecte. Es imposible decir que amo al amor, cuando él no me lanza hacia el otro.
Así pues, el amor supone un amante, y un objeto (persona) que se ama con amor. Así tenemos tres realidades en el acto de dos personas: el que ama, lo que se ama y el amor. Esta triada se unen para dar vida, para entrelazar dos vidas que quizás parecen disyuntivas, pero en realidad son una conjunción. Cuando de verdad dos personas se aman, ellas beben de una única fuente y es de la fuente de su amor. Mas no pueden tener una única fuente de nutrientes cuando sus corazones no están acoplados. Ya lo dijimos, la mente no puede amarse si no se conoce. No se puede amar lo que se ignora. Si no se conoce, no se ama. Y para acceder a este conocer es requerimiento de la mirada que te interpele y te haga conocer lo que eres tú para salir hacia el otro, porque es cierto, la mente no se conoce a sí misma. Necesita de alguien que le haga de espejo y sólo cuando ha visto lo que le rodea, realiza el acto introspectivo de mirar dentro de sí y descubrir su amor, su verdad interior.
No es posible, en verdad, amar una cosa sin conocerla. No hablo de un conocer solo accesible por la mente, sino también de un conocer desde el corazón. Amar no es cuestión de libros, sino de algo experiencial. Quien desea amar debe buscar para encontrar y buscando ha de preguntar, y preguntando va conociendo y conociendo descubre que sólo lo conocido es amable. Para poder alcanzar esto es necesario tener la esperanza que algún día, temprano o tarde, encontrará al amor.
Amar y conocer son cosas germinales. Si alguien dice: “Yo te amaba desde antes”, implica que no amaba lo desconocido, pues en algo le era conocida. Desear amar implica desear conocer. Cuando nos decidimos a amar, estamos combatiendo nuestra ignorancia y, desde este momento, ya no es lo desconocido objeto de nuestro amor, sino lo conocido. Aunque de manera incipiente.
Repitamos una vez más: nadie ama lo que no recuerda, lo que ignora…lo que no se conoce.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: