Posteado por: jarmandolopez | junio 16, 2011

MI SOL ESPLENDIDO (Poesía #68)

Ella:
Me duele alejarme.
He decidido herirme, para
no lastimarte a ti.

Conocí lo que valías cuando
me acerque a ti.
La muralla de tu alma
alcance a escalar y te fui conociendo
al ir tomada de tu mano.
Escale tan alto como tú lo permitiste.
Quería subir más pero en tierra árida
no quería habitar.

Despedirme fue abrupto,
despedirme trajo dolor,
despedirme no me gusta,
me he despedido pero pensado
en tu bienestar mi amor.

Él:
Doy inicio a mi elocuencia,
doy boca a mi corazón,
dejo que sea ella quien hable
que suelte lo que en mi interior
por ti soy.

La belleza de tus manos,
la armonía de tu voz,
la ternura de tu trato,
la pureza de tu mirada,
la ingenuidad de tu interior,
la pizca de malicia y lo más
abrazante, la potencia de tu
convicción, cuán valioso es
que el amor lleve tu sello y tu amor,
hasta en tus pies eres una hermosa
creación.

Abrázame como la brisa,
susúrrame al oído y dime
si desperté algo en tu interior.
Muy delgadas han sido mis palabras
porque no tienen el alimento de tu amor.

Te esperaré el tiempo que sea necesario.
Te esperaré por siempre dulce amor.
Anhelaré que el calor que dan tus rayos,
algún día borren la tibieza de este frio
corazón.

Mientras tanto esperaré solo.
Mientras tanto mi corazón seguirá
sangrando y segregando su dolor, por
el agujero que me dejó el quitar tu
nombre de mi inhabitado interior.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: