Posteado por: jarmandolopez | marzo 18, 2011

FDP (Poesía #63)

El Señor se pasó y sopló el don de la vida,
dejando amistad (Cf. Eclo 6, 14-16) y amor (Prov 31,29)
ladeando en dirección
hacia donde ululaba la mejor sonrisa.

A mí oído se lo dijo y mi corazón
asintió, que la belleza reposaba en un
solo corazón.
Por mi mente no pasaba, sólo a Él se
le ocurrió, que tan edénico acto de dulzura,
en ella aconteció.

Con efluvios de inocencia, con bufidos de dolor,
farfullando un camino que se hace con amor.
Bálsamo para los corazones es ver tu hermosa flor.

Observo tan admirable acto de la creación:
eres tú y no hay otra, la que ha sabido dar color
a lo grisáceo de alrededor.
En tu corazón reposa el gran amor de Dios,
el cual siempre estará a tu lado
porque formas parte de sus magnifica creación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: