Posteado por: jarmandolopez | noviembre 20, 2010

TOTALITARISMO propuesto por el Observatorio Hannah Arendt.

Con base en el análisis del discurso del presidente Chávez, se argumenta que
los referentes fundamentales del Socialismo del Siglo XXI se encuentran en el
pasado. Notoria es su retórica sobre los mitos fundacionales de la patria y, en
particular, su evocación de las batallas y acciones heroicas que nutren esa
épica. En la reconstrucción de la historia que se intenta desde el poder, es
excluida toda referencia a los acontecimientos y actores civiles que tanto
aportaron a la construcción de las instituciones republicanas, en particular, la
democracia representativa de la segunda mitad del siglo XX. Desencajan en
tanto que atentan contra la legitimación de las aspiraciones autocráticas, de
control personalista, del actual presidente. En la medida en que la Revolución
Bolivariana esgrime su carácter socialista, lo hace denunciando a la
globalización por ser una perversión del capitalismo. Ello lo lleva al
atrincheramiento en valores ancestrales como único refugio de una propuesta
pretendidamente alternativa a la modernidad capitalista. En este orden, se
niegan también la libertad de creación y difusión de las ideas, propias de la
Sociedad del Conocimiento. El desarrollo científico, tecnológico y humanístico
del mundo moderno es degradado frente a “saberes alternos” del pueblo, no
obstante el afán de instrumentalización de los avances tecnológicos en apoyo
al régimen. Un ejemplo bastante ilustrativo de este enfoque lo constituye la Ley
Orgánica de Educación aprobada intempestivamente en el mes de agosto de
2009. Este instrumento legal esta plagado de referencias a estos saberes
ancestrales, al legado del Libertador y a los aportes de las culturales
amerindias y africanas, en exclusión de la europea. Este sesgo pretende
cimentar nuestra identidad como pueblo en elementos que hacen total
abstracción a las oportunidades y desafíos que plantea el mundo moderno.
Ante la proyección creciente de una ciudadanía mundial que ha traído hoy el
intercambio cultural facilitado por la explosión de las tecnologías de información
y comunicación, se antepone una ciudadanía restringida a valores que se
fundamentan en el pasado rural venezolano. La ciudad es relegada por las
referencias al campo, expresión de un imaginario de pureza austera y noble,
apegada a la tierra, que proyectan los recuerdos idealizados del presidente
Chávez de su infancia. Quienes defienden la libertad, apertura e integración
con el mundo moderno, son tildados de traidores a la patria.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: