Posteado por: jarmandolopez | noviembre 20, 2010

La democracia como régimen en la filosofía política de Cornelius Castoriadis

El filósofo contemporáneo Cornelius Castoriadis estuvo interesado en la
acción y la reflexión política desde su adolescencia pero durante su última
década de vida esbozó una concepción democrática especialmente relevante
en la actualidad: la democracia como régimen de autonomía. Latinoamérica ha
sido espacio de transformaciones jurídicas y políticas profundas (relativas a la
administración del poder del Estado y a disposiciones constitucionales), lo que
hace pertinente el cuestionamiento acerca de la legitimidad de dichos cambios,
así como la preocupación por mayores espacios de participación ciudadana
para lograr una contraloría efectiva.
El pensador griego-francés critica la pretensión de reducir las
aspiraciones de democracia a la presencia de determinados controles jurídicos
(administrativos o constitucionales) o al cumplimiento de ciertos procedimientos
(electorales o de rendición de cuentas). La política tendría que ser el espacio
para la deliberación y decisión acerca de la dirección de los asuntos colectivos.
Castoriadis contrapone su concepción sustantiva de democracia (como
régimen) a la concepción procedimentalista, que afirma es expresión de una
sociedad inmersa en la insignificancia social. Esta insignificancia está marcada
por la actitud generalizada de conformismo y adaptación pasiva por parte de
los ciudadanos que han dejado de entenderse como capaces de crear nuevos
significados sociales. Castoriadis comprende “la democracia como el régimen
de autoinstitución explícita y lúcida (…) de las instituciones sociales que
dependen de una actividad colectiva explícita”[1], es necesaria la efectiva
posibilidad de participar en el dictamen de leyes, que la esfera pública permita
la participación de todos.
Para que haya democracia debe estar presente una cultura democrática,
no es suficiente la existencia de procedimientos sino que deben aplicarse y
defenderse con el espíritu democrático, lo cual se genera desde las
instituciones. Toda sociedad posee un conjunto de valores o bienes sociales
compartidos, que conforman los significados imaginarios aceptados, establecen
normas y criterios, tanto implícitos como explícitos. El régimen democrático
pretende el autogobierno efectivo, por cual se sustenta en la búsqueda de
libertad, igualdad y participación de la comunidad.
2
[1] Castoriadis, Cornelius. Ciudadanos sin brújula, Ediciones Coyoacán, México
D.F., 2000, 2ª reimp. 2005, p 148.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: