Posteado por: jarmandolopez | noviembre 20, 2010

Heidegger: la pregunta por la esencia de la verdad

Se pretende mostrar en sus rasgos esenciales el despliegue del preguntar genuino
por la esencia de la verdad, que Heidegger lleva a cabo en el tomo 45 de la
edición completa (Gesamtausgabe) de su obra. Punto de partida de la exposición
es la indicación formal del prejuicio dominante en la tradición filosófica de
considerar la verdad del juicio (la corrección) como verdad en sentido primario.
Seguidamente se anuncia ya una patencia cuádruple unitaria como fenómeno que
funge de fundamento, según Heidegger, de la posibilidad de la corrección.
Mediante precisiones fundamentales sobre la pregunta por la verdad se prepara
ahora la aclaración del significado de esa fundamentación. En ello tienen lugar
indicaciones respecto de lo que significa: a) esencia en la esencia de la verdad; b)
meditación histórica, toda vez que se hace necesario llevar a cabo la mencionada
fundamentación de la corrección en su establecimiento primero (Aristóteles); c)
esencialidad de la esencia en Platón y Aristóteles; d) comprobación del
conocimiento de un hecho y comprobación de una enunciación sobre esencia
(especialmente en sentido griego, lo cual conlleva al fenómeno de la pro-ducción
de esencia). A partir de lo anterior es posible ya constatar que la patencia
(cuádruple unitaria) no es otra cosa que el fenómeno de la aletheia en su
significación primaria. Sin embargo, ello no quiere decir que no sea necesaria ya la
aclaratoria a fondo de la patencia, toda vez que pudiera pensarse que la aletheia
habría sido ya dilucidada por los griegos. En realidad, conforme a Heidegger, a
pesar de que los griegos fundaron la aletheia como fundamento de la verdad como
corrección, ellos no se preguntaron explícitamente por la misma. Por ello, la
pregunta por la verdad (patencia) en cuanto tal permanece aún como tarea del
pensar venidero. Así, en nuestra parte final, se deslinda entre el preguntar
fundamental de los antiguos pensadores griegos (la pregunta por el ente en
cuanto tal) y aquél que aún está pendiente para la futura filosofía. El deslinde
recurre tanto a alusiones a los temples de ánimo que sostienen el preguntar en
ambos casos (el asombro y la abstención), así como también (, pero muy
brevemente,) a las concepciones de hombre en los mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: