Posteado por: jarmandolopez | octubre 10, 2010

¡Tu Voz!

¡Te he escuchado! ¡Oí tu voz!
Tu corazón y mente no estaban conmigo,
pero me complazco en oírte, en sentir tu voz.
Cuando hablabas retumbaba tus decibeles en mis oídos,
pero mucho más en el corazón.
¿Desde cuándo rompiste la ceguera de mi corazón?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: