Posteado por: jarmandolopez | septiembre 7, 2010

“El mañana arranca con el hoy”

Una de las cosas con las que se nos hace más difícil tener que lidiar es con la vocación y, por ende, la pregunta existencial que se encuentra de fondo: qué quiero ser y hacer en la vida. Son muchas las cosas que están detrás de dicha respuesta: la historia familiar, las motivaciones que se hayan tenido en los años mozos, el poco o mucho conocimiento que se tenga de uno mismo. Opino que esto último es sumamente importante. Una vocación sin aptitud es algo fofo, es algo vacio, morfe. Creo que de nada sirven las buenas intenciones para estructurar una personalidad, una manera de posicionarse ante la vida. Hace falta ser capaces en lo que queremos ser. Sé que este planteamiento trae consigo también un problema de autoestima: el querer ser algo, pero por no ser competente no poder serlo.

Es por ello que afirmo que lo fundamental es saber quién soy y cuáles son las capacidades que posee. Cualquier arte que desarrolles, por muy ínfimo que creas que sea, siempre va a repercutir en los demás y, por ende, tendrás adeptos como también detractores. Siempre tendrás a alguien que te apoye.

Opino que los deseos son para alcanzarlos. No para dejarlos estancados en el corazón. Si la vida te pide más…pues dale más y no le quites lo que tiene. La vida se encuentra conformada, en gran parte, por el hermoso mundo de los sueños. Son ellos los que nos impulsan a querer alcanzar lo que en un futuro podemos llegar a ser. Los sueños son una muy buena herramienta para responder a la pregunta que la razón y la acción me hace: qué quiero ser en la vida.

Hoy día mi vida se encuentra conformada de muchos sueños. Ellos no son etéreos. No pretendo formarme metas que en verdad me veo imposible de alcanzar. Quizás no las he conseguido por temor o también porque no es el momento adecuado para embarcarme en la inhóspita experiencia de hacer lo que me gusta.

Todo inicio, todo cambio, toda experiencia primigenia es complicada. Trae sin sabores, pero al final se le ve la recompensa. Nada está perdido mientras haya ilusión por alcanzarlo y encontrarlo. No hay que rendirse cuando las personas se empeñan en truncar los sueños. A pesar de todo riesgo, opino que debemos lanzarnos a realizar lo que en verdad queremos ser.

No nos conformemos con componendas, con medias tintas, con el decir “pude ser lo que quise pero no me atreví a más”. Vivir hoy día es un riesgo, pero que riesgo tan sabroso cuando el temor proviene de lo que siempre has soñado, de lo que tu corazón te pide ser. El hermoso camino de la vida es para vivirlo con una sonrisa. Que triste cuando nuestros pasos no se dan con alegría. El paso que das hoy determina, inexorablemente, el paso que des mañana. Embárcate en tan maravillosa experiencia de ser lo que quieres ser y, a veces te cuesta ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: