Posteado por: jarmandolopez | agosto 17, 2010

El Hombre Oculto – Capítulo III

Habían pasado cinco años desde la noche en que el rubiales
con capa y capucha había entrado en el bar Tapioca. El lugar
seguía igual que entonces. Tal vez los muros estaban un poco
más manchados de humo que antes, y mostraban unos cuantos
agujeros más, de balas perdidas, pero, aparte de eso, nada
era distinto. Los desconocidos seguían sin ser bienvenidos y los
clientes seguían siendo escoria. (Aunque eran clientes distintos.)
En esos cinco años, Sánchez se había engordado un poco.
En lo demás, tampoco él había cambiado. Así que cuando dos
desconocidos extrañamente vestidos entraron en silencio en el
bar, se preparó para servirles de la botella de orines.
Esos dos hombres podían ser gemelos. Ambos llevaban la
cabeza afeitada, ambos tenían la piel aceitunada y ambos vestían
la misma ropa: túnicas cruzadas sin mangas de color naranja
(como de kárate), con pantalones anchos negros y botas
puntiagudas algo afeminadas, también negras. Obviamente, en
el Tapioca no había un código de moda, pero si lo hubiera habido,
nunca se hubiera permitido la entrada a esos dos individuos.
Al acercarse a la barra, sonrieron a Sánchez como idiotas.
Él, como tenía por costumbre, los ignoró. Por desgracia,
algunos de los clientes más insoportables (en otras palabras,
clientes muy desagradables) habían reparado en los recién llegados,
y al poco el bar quedó en silencio.
Era media tarde y sólo había dos mesas ocupadas: una cerca de la barra, con tres hombres sentados, y otra en la esquina
más alejada, con dos «sospechosos» inclinados sobre un par
de botellas de cerveza. Todos ellos fulminaron con la mirada
a los dos desconocidos.
Los clientes habituales no estaban familiarizados con los
monjes de Hubal, ya que no se les veía a menudo. Tampoco
sabían que aquellos dos individuos vestidos con ropa extraña
eran los primeros monjes que dejaban la isla de Hubal en años.
Kyle era un poco más alto que Peto. También era el monje de
más alto rango; su compañero, un novicio. Sánchez no lo habría
adivinado, pero, de haberlo sabido, tampoco le hubiera
importado.
Los monjes habían ido al bar Tapioca por una razón muy
concreta: era el único sitio en Santa Mondega del que habían
oído hablar. Habían seguido las instrucciones del padre Taos
y habían preguntado a varios lugareños dónde era más probable
encontrar a un hombre al que no se podía matar. La respuesta
era siempre la misma: «Probad en el bar Tapioca.» Incluso
algunas personas habían sido lo bastante amables para
sugerir un nombre. Las palabras «Kid Bourbon» surgieron en
varias ocasiones. La única alternativa era un hombre que había
llegado poco antes a la ciudad y que se hacía llamar «Jefe».
Un inicio promisorio para la búsqueda que los dos monjes se
habían propuesto. O eso pensaban.
—Discúlpeme, señor —le dijo Kyle a Sánchez, todavía sonriendo—,
¿le importaría servirnos dos vasos de agua, por favor?
Sánchez tomó dos vasos vacíos y los llenó de orina de la
botella bajo la barra.
—Seis dólares.
La hostilidad de Sánchez se medía en el precio abusivo.
Kyle dio un codazo a Peto y se inclinó para susurrarle algo,
mientras mantenía una sonrisa forzada.
—Peto, dale el dinero…
—Pero, Kyle…, ¿seis dólares no es demasiado por dos vasos
de agua? —le murmuró el novicio.
—Tú dale el dinero —apremió Kyle—. No queremos parecer
idiotas.
Peto observó a Sánchez por encima del hombro de Kyle y
sonrió al camarero, que empezaba a impacientarse.
—Este hombre nos está timando.
—El dinero… rápido.
—Muy bien, pero… ¿has visto el agua que nos ha servido?
Es un poco… amarilla. —Peto suspiró y añadió—: Parece
orina.
—Por favor, paga las bebidas.
Peto sacó un puñado de billetes de una pequeña bolsa negra
en su cinturón, contó seis dólares y los entregó a Kyle.
Éste, a su vez, tendió el dinero a Sánchez, quien lo tomó y sacudió
la cabeza. Esos dos bichos raros no iban a durar en el
Tapioca… Se dio la vuelta para guardar el dinero en la caja registradora
cuando alguien formuló la inevitable pregunta.
—¿Qué queréis, desgraciados? —gritó uno de los dos «sospechosos
» de la mesa de la esquina.
Kyle notó que los miraban a ellos, así que murmuró al oído
de Peto:
—Creo que nos habla a nosotros…
—¿De verdad? —contestó Peto, sorprendido—. ¿Qué es
un «desgraciado»?
—No lo sé, pero parece un insulto.
Kyle se dio la vuelta y vio que los hombres en la mesa de
la esquina se habían levantado de sus asientos. Las tablas de
madera del suelo temblaron violentamente mientras los dos
matones recorrían el camino hacia los monjes. Tenían cara de
pocos amigos. Su mirada sugería problemas… Incluso un par
de ingenuos como Kyle y Peto lo notaban.
—No hagas nada que los disguste —murmuró Kyle a
Peto—. Parecen peligrosos… Deja que yo hable.
Ahora los dos «sospechosos» estaban a pocos metros de
Kyle y de Peto. Ambos apestaban. El más alto de los dos, un
hombre llamado Jericho, masticaba tabaco (un pequeño surco
castaño colgaba de la comisura de su boca). No iba afeitado
y tenía el bigote sucio, como si hubiera estado varios días
en el bar sin pasar por casa. Su compañero, Rusty (bastante
más bajo), olía igual de mal. Al sonreír, exhibía unos dientes
negros y podridos, y era uno de los pocos hombres en la ciudad lo bastante bajo para mirar a Peto desde su misma altura.
Al igual que Peto era el aprendiz en su relación con Kyle, Rusty
era el estudiante de Jericho, un criminal bien asentado en los
círculos locales. Como si quisiera dejar claro quién era el maestro,
Jericho hizo el primer movimiento. Clavó un dedo en el
pecho de Kyle.
—Te he hecho una pregunta. ¿Qué os trae por aquí? —Ambos
monjes notaron cierta aspereza en su voz.
—Soy Kyle, y éste es mi novicio, Peto. Somos monjes de
la isla de Hubal, en el Pacífico, y estamos buscando a alguien.
Tal vez puedas ayudarnos a encontrarlo…
—Depende de a quién estéis buscando.
—Pues verás… Al parecer, el hombre que estamos buscando
se llama Kid Bourbon.
Un silencio sepulcral reinó en el Tapioca. Incluso el ventilador
de hélice se quedó mudo. Justo entonces, a Sánchez se
le rompió un vaso. Hacía mucho tiempo que nadie mencionaba
ese nombre en su bar. Le trajo horribles recuerdos.
Jericho y su compañero también conocían aquel nombre,
aunque no se hallaban en el bar la noche en que Kid Bourbon
mostró su cara. Sólo habían oído hablar de él. Jericho miró a
Kyle para ver si hablaba en serio. Parecía que sí.
—¡Kid Bourbon está muerto! —gruñó—. ¿Qué más queréis?
Conociendo a Jericho y a Rusty, Sánchez calculó que a
Kyle y a Peto les quedaban veinte segundos de vida. Sin embargo,
ese cálculo pareció generoso cuando Peto tomó su vaso
de la barra y le dio un largo trago. En cuanto el líquido tocó
sus papilas gustativas, se dio cuenta de que estaba bebiendo
algo impuro y escupió, instintivamente, encima de Rusty. Sánchez
estuvo a punto de reírse, pero fue lo bastante inteligente
para contenerse.
Había orina en el cabello de Rusty, en su cara, en su bigote
y en sus cejas. Peto se las había arreglado para rociarlo de arriba
abajo. A Rusty le saltaban los ojos de rabia. Aquello era lo
bastante humillante para que deseara matar a Peto. En un rápido
movimiento, desenfundó la pistola que llevaba en su cadera.
Jericho lo apoyó de inmediato desenfundando su propia arma.
Los monjes Hubal valoran la paz por encima de todo,
pero practican las artes marciales desde la infancia. Por tanto,
para Kyle y Peto, eliminar a un par de borrachos era un
juego de niños (casi literalmente, dada la formación de los
monjes), incluso si los hombres les apuntaban con armas.
Ambos reaccionaron en el momento justo y con sorprendente
velocidad. Sin un sonido, cada uno se agachó y lanzó
la pierna derecha entre las piernas del hombre que tenía enfrente.
Cada uno enganchó la pierna detrás de la rodilla de
su oponente y dio un giro. Pillados completamente por sorpresa
y desconcertados por la velocidad del ataque, Jericho
y Rusty gritaron mientras los monjes les arrebataban las pistolas.
Al instante, los dos hombres cayeron al suelo. Y, peor
todavía, ahora los dos monjes les apuntaban con sus propias
armas. Kyle dio un paso al frente y puso una bota negra en
el pecho de Jericho para evitar que se incorporara. Peto no
se molestó en imitarlo, sencillamente porque Rusty se había
golpeado la cabeza con tanta fuerza que no sabía ni dónde
estaba.
—Resumiendo… ¿Sabes dónde está Kid Bourbon? —preguntó
Kyle, presionando el pie en el pecho de Jericho.
—¡Vete a la mierda!
¡PUM!
De repente, la cara de Kyle estaba manchada de sangre.
Miró a su izquierda y vio el humo saliendo del arma de Peto.
El monje más joven le había disparado a Rusty en la cara. Reinaba
el caos.
—¡Peto! ¿Por qué lo has hecho?
—Yo… lo siento, Kyle, pero nunca antes había usado un
arma. Se ha disparado al apretar el gatillo…
—Evidentemente… —contestó Kyle, nervioso.
Peto temblaba tanto que apenas podía sostener el revólver,
tal era la conmoción que lo envolvía. Acababa de matar a un
hombre, ¡algo impensable! Sin embargo, ansioso por no fallarle
a Kyle, intentó reponerse. Pero no iba a ser fácil, con la
sangre en todas partes recordándole su metedura de pata.
A Kyle le preocupaba perder su credibilidad y agradeció
que el bar no estuviera lleno.
—Comprenderás que no puedo llevarte a ninguna parte
—dijo Kyle, chasqueando la lengua.
—Lo siento…
—Peto, hazme un favor.
—Por supuesto. ¿Cuál?
—Deja de apuntarme con eso.
Peto bajó el arma. Aliviado, Kyle volvió a interrogar a
Jericho. Los tres clientes de la otra mesa seguían absortos
en sus bebidas, como si lo que estaba sucediendo fuera
perfectamente normal. Kyle seguía pisando el pecho del maleante.
—Escucha, amigo… Sólo queremos encontrar a Kid Bourbon.
¿Puedes ayudarnos?
—No, ¡maldita sea!
¡PUM!
Jericho lanzó un grito y se sujetó la pierna derecha, que
ahora lanzaba sangre en todas direcciones. Otra vez el humo
en el arma de Peto.
—Lo siento, Kyle… —balbuceó el novicio—. Se ha vuelto
a disparar. En serio, no pensaba…
Kyle sacudió la cabeza, desesperado. Ahora habían matado
a un hombre y habían herido a otro. No era exactamente
la forma más discreta de recuperar el Ojo de la Luna. Para ser
justos, ambos estaban igual de nerviosos.
—No importa. Pero intenta no volver a hacerlo.
Las maldiciones de Jericho llenaban el aire. El hombre se
retorcía de agonía en el suelo, con la bota de Kyle todavía en
su pecho.
—¡No sé dónde está Kid Bourbon! ¡Lo juro! —gritó con
voz ronca.
—¿Quieres que mi amigo te dispare de nuevo?
—¡No! Por favor… Juro que no sé dónde está. Nunca lo
he visto. Por favor, ¡tienes que creerme!
—Muy bien. ¿Sabes quién ha robado una piedra azul conocida
como el Ojo de la Luna?
Jericho dejó de retorcerse por un momento, lo cual indicaba
que sabía algo.
—Sí… —Se le crispó el rostro de dolor—. Un tipo llamado Santino la está buscando. Ha ofrecido grandes recompensas
a quien se la consiga. Juro que no sé nada más.
Kyle quitó la bota del pecho de Jericho y caminó de vuelta
a la barra. Levantó el vaso sin tocarlo y le dio un trago antes
de seguir el ejemplo de Peto y escupirlo, disgustado. Pero
esta vez lo escupió todo sobre Sánchez.
—¿No le parece que este líquido se ha descompuesto?
—sugirió al desconcertado y goteante camarero—. Vámonos,
Peto.
—Espera —dijo Peto—, pregúntales sobre el otro tipo…
Jefe. ¿Sabéis dónde podemos encontrarlo?
Kyle miró a Sánchez, que se estaba secando la orina de la
cara con un trapo sucio y amarillento.
—Camarero, ¿alguna vez has oído hablar de un tal Jefe?
Sánchez sacudió la cabeza. Había oído hablar de Jefe, pero
no estaba en el negocio de ser «informante», y menos con desconocidos.
Además, aunque sabía quién era Jefe, en realidad
nunca lo había conocido. Se trataba de un famoso cazador de
recompensas que viajaba por todo el mundo. Si bien corría el
rumor de que ahora se hallaba en Santa Mondega, todavía no
había puesto un pie en el Tapioca. Y eso era una bendición para
Sánchez.
—No conozco a nadie. ¡Y ahora fuera de mi bar!
Los dos monjes se marcharon sin mediar palabra. «Menos
mal que se han largado», pensó Sánchez. Limpiar la sangre del
suelo del Tapioca no era precisamente su tarea favorita. Sin
embargo, gracias a los dos monjes, iba a tener que hacer precisamente
eso.
Se dirigió hacia la cocina para tomar la fregona y un cubo
de agua, y volvió justo a tiempo para ver entrar a otro hombre
en el Tapioca. «Otro desconocido. Alto, de buena complexión,
vestido de forma extraña —observó—. Igual que los
dos últimos imbéciles.» Sin duda, iba a ser un día de mierda.
Sánchez ya había tenido suficiente y sólo era media tarde. Tenía
a un tipo tirado en el suelo con el cerebro salpicado en toda
la barra, y otro con una herida de bala en la pierna. Pero esperaría
un rato antes de llamar a la policía.
Después de envolver un trapo viejo alrededor de la herida
de bala en la pierna de Jericho y ayudarlo a ponerse en pie,
Sánchez volvió detrás de la barra para servir a su más reciente
cliente. Jericho trepó a la barra y se sentó en silencio. No
iba a cometer el error de molestar al desconocido.
Sánchez tomó un trapo más o menos decente y limpió la sangre
de sus manos mientras daba un vistazo a su nuevo cliente.
—¿Qué te sirvo?
El hombre se había sentado al lado de Jericho. Vestía un
pesado chaleco de piel medio desabotonado, mostrando un
pecho ampliamente tatuado y un gran crucifijo de plata. A juego,
llevaba unos pantalones negros de piel, unas botas negras,
tenía el pelo negro y, para rematar, los ojos más negros que
Sánchez jamás hubiera visto.
Ignoró a Sánchez y tomó un cigarrillo de la cajetilla que él
mismo había puesto en la barra, frente a él. Lanzó el cigarrillo
al aire y, sin moverse, lo atrapó en su boca. Un segundo
después encendió una cerilla de la nada, prendió el cigarrillo
y lanzó la cerilla a Sánchez… Todo en un solo movimiento.
—Estoy buscando a alguien —soltó sin más explicaciones.
—Y yo sirvo bebidas —contestó Sánchez—. ¿Vas a pedir
algo?
—Un whisky. —Luego añadió—: Si me das orina, te mataré.
A Sánchez no le sorprendió la aspereza en su voz. Vertió
un whisky y puso el vaso en la barra, frente al desconocido.
—Son dos dólares.
El hombre tomó la bebida y dejó el vaso vacío de un golpe
en la barra.
—Estoy buscando a un hombre llamado Santino. ¿Está
aquí?
—Dos dólares.
Se produjo el típico momento de «¿pagará o no pagará?»,
antes de que el hombre sacara un billete de cinco dólares de
una pequeña bolsa en la cintura de su chaqueta. Lo puso en la
barra, sujetándolo por un extremo. Sánchez tiró del otro extremo
del billete, pero el hombre lo sostuvo.
—Se supone que debía reunirme con Santino en este bar.
¿Lo conoces?
«Mierda… —pensó Sánchez cansinamente—, hoy todos
buscan a alguien… Primero dos excéntricos vienen preguntando
por Kid Bourbon —el nombre lo hizo estremecerse—, una
piedra azul y a ese cazador de recompensas, Jefe. Luego otro
imbécil pregunta por Santino.» Pero se guardó sus pensamientos
para sí mismo.
—Sí, lo conozco —fue todo lo que dijo.
El hombre soltó el billete de cinco dólares en las manos de
Sánchez. Mientras anotaba la venta en la caja registradora, uno
de los clientes habituales, como era costumbre, empezó a interrogar
al recién llegado.
—¿Qué cojones quieres de Santino? —gritó uno de los tres
hombres desde una mesa cercana a la barra.
El desconocido vestido de piel no contestó de inmediato,
y ésa fue la señal para que Jericho se levantara y saliera renqueando.
Había visto suficiente acción para un día, y no quería
que le dispararan de nuevo, en especial porque uno de los
monjes había salido muy seguro con su pistola. Mientras cojeaba
sobre el cuerpo de su amigo Rusty, tomó la decisión de
no volver al Tapioca por un tiempo.
Una vez que Jericho se hubo marchado, el desconocido de
grandes ojos negros se decidió a responder la pregunta.
—Tengo algo que Santino está buscando —dijo, sin volverse
para ver quién le estaba hablando.
—Bueno, puedes entregármelo. Se lo daré de tu parte —contestó
uno de los hombres en la mesa. Sus compañeros se rieron
a carcajadas.
—No puedo hacer eso.
—Seguro que puedes. —El tono era decididamente amenazador.
Se produjo un chasquido, muy similar al sonido de alguien
que amartilla el percutor de un revólver. El desconocido en la
barra suspiró y dio una larga calada a su cigarrillo. Los tres
delincuentes de la mesa se levantaron y avanzaron siete u
ocho pasos hacia la barra. El recién llegado tardaba en darse
la vuelta.
—¿Cómo te llamas? —preguntó el del centro, en tono inquietante.
Sánchez conocía bien a ese tipo. Era un cabrón con cejas
negras y ojos desiguales. Su ojo izquierdo tenía un tono café
oscuro, mientras el derecho era de color «serpiente». Sus dos
colegas, Araña y Studley, parecían un poco más altos que él,
quizá porque llevaban sendos sombreros de vaquero. El problema
era el líder de en medio, el de los ojos raros. Marcus la
Comadreja era un ladrón, atracador y violador de poca monta.
Ahora clavaba una pequeña pistola en la espalda del desconocido.
—Te he hecho una pregunta —dijo—. ¿Cómo te llamas?
—Mi nombre es Jefe.
«¡Cojones!», pensó Sánchez al escuchar el nombre.
—¿Jefe?
—Sí, Jefe.
—Oye, Sánchez… —Marcus llamó al camarero—. ¿Esos
dos monjes no estaban buscando a un tal Jefe?
—Sí. —El camarero había decidido ser lo más monosilábico
posible.
Jefe dio una larga calada a su cigarrillo. Luego se volvió
para encarar a su interrogador y soplarle el humo a la
cara.
—¿Unos monjes?
—Sí —contestó Marcus, tratando de no toser—. Dos monjes.
Se marcharon poco antes de que entraras. Seguro que te
cruzaste con ellos.
—No he visto a un puto monje.
—Lo que digas…
—Chico, hazte un favor. Dime dónde puedo encontrar a
Santino.
Marcus la Comadreja retiró la pistola un momento. Luego
apuntó a la nariz de Jefe.
—Insisto, desgraciado. ¿Por qué no me das lo que tienes,
y yo se lo entregaré a Santino?
Jefe dejó caer el cigarrillo en el suelo y levantó las manos
en señal de rendición ante Marcus. No dejó de sonreír en todo
el tiempo, como si pensara en alguna broma privada. Puso las
manos detrás de su cabeza y luego las deslizó hacia abajo, a la
nuca.
—Muy bien —dijo Marcus—. Te daré tres segundos para
que me muestres lo que tienes para Santino. Uno… dos…
¡PUM!
Araña y Studley, que habían estado custodiando a su compañero
del ojo extraño, cayeron al suelo. Marcus cometió el
error de mirar hacia abajo. Ambos estaban tirados entre las
mesas, bien muertos, cada uno con un cuchillo corto y pesado
de doble filo sobresaliendo de su garganta. Al levantar la
mirada, se percató de que su arma ya no estaba en su mano.
Ahora la tenía Jefe y con ella le apuntaba. Marcus tragó saliva.
«Este tipo es rápido. Y mortal.»
—Espera… —ofreció la Comadreja, muy consciente de sus
instintos de supervivencia—. ¿Quieres que te lleve a ver a Santino?
«Sé generoso», se recordó a sí mismo en silencio.
—Estupendo. —Jefe sonrió—. Pero primero, ¿por qué no
me pagas un par de whiskies?
—Será un placer.
Después de arrastrar los cuerpos de Rusty, Araña y Studley
al patio trasero y dejarlos donde nadie pudiera encontrarlos
fácilmente, los dos hombres se sentaron y bebieron whisky
durante las siguientes dos horas. Marcus fue el que más habló.
Parecía un guía turístico, tan empeñado estaba en informar
a Jefe de los mejores garitos de la zona. También le advirtió
sobre los maleantes y estafadores. Jefe le siguió la corriente
cuando lo único que quería era que alguien le pagara las bebidas.
Por fortuna para Marcus, cuando estaban moviendo
los cuerpos a la parte trasera del bar, tuvo la previsión de birlar
la cartera de Studley y los tres dólares que a Araña le quedaban
en el bolsillo de su camisa. La cartera estaba llena de
billetes, así que tenía suficiente dinero para beber durante un
par de días.
Al anochecer, Jefe estaba muy bebido y ni él ni Marcus notaron
que el Tapioca se había animado. Pese a las muchas mesas
y sillas libres, muchos clientes (habituales) se escondían en
las sombras. Se rumoreaba que Jefe tenía algo muy valioso. Se
había ganado la reputación de hombre peligroso, pero allí no
era muy conocido. Y ahora estaba muy borracho, lo que lo
convertía en la víctima perfecta para los muchos atracadores
y ladrones que frecuentaban el Tapioca.
Más tarde, los acontecimientos demostrarían que Jefe era
el perfecto catalizador de los asesinatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: